¿Qué es una Mereth Aderthad?

Una Mereth Aderthad es un refugio abierto al exterior en donde las personas mortales encuentran lo que traen consigo. Con la única pretensión de proveer de unos días volcados en disfrutar del legado del profesor Tolkien, esta convención anual de la Sociedad Tolkien Española trata de emular el propósito que Elrond “Medioelfo” tenía para Rivendel. Las conferencias, lecturas de cuentos, obras de teatro, talleres, juegos, conciertos y musicales así como la cena de gala y el intercambio de mathoms son un fin en sí mismos pero también un medio para volver a nuestras vidas diarias con la certeza de que hay esperanza. Esperanza o Estel en una batalla colectiva por hacer que todo merezca la pena.

En una Mereth Aderthad hay espacio para la erudición sin complejos porque a través de un mundo secundario como el que creó JRR Tolkien podemos explorar tanto como queramos en lenguas, geografía, historia o música. Tiempo para los juegos que nos transportan sin pedir mucho a cambio o música y baile para dejarnos arrastrar por la creatividad. En grupo o en solitario hay numerosas oportunidades para compartir lo que sabemos y lo que sentimos con muchas otras personas afines, desde la cómplice solemnidad de una lectura de cuentos hasta los brindis, el humor y los cánticos sin freno de la cena de gala y las noches intemporales.

Y si preguntas a cualquier persona que haya asistido a una sola Mereth Aderthad afirmará sin dudarlo que no es lo que haces durante esos días, sino cómo lo haces, lo que consigue que perdure como un recuerdo tan vivo incluso meses y años después. Hay que ser honestos, el programa de actividades no es más que un velo que esconde algo mucho más profundo, algo que se nutre de una gran dosis de generosidad y camaradería, de amor, cariño y amistad, de una voluntad clara por encontrar un impulso en los deseos de cada uno, ya sea una meta casi inalcanzable o uno solo de los cabellos de la Dama Galadriel. Y esto sucede porque existe un pacto no escrito en ningún sitio que nos ruega que durante una Mereth Aderthad tratemos de ser nuestra mejor versión. No es infalible, no lo es, pero el efecto multiplicador de todo esto rara vez te atraviesa sin dejar una huella cálida y reconfortante.

¿Qué misterio se esconde en la obra de JRR Tolkien para que nos reunamos como si fuéramos mucho más que un grupo de aficionados a una obra literaria? Cada persona tiene una respuesta diferente para esta pregunta si acaso puede llegar a expresarla sin sentirse torpe en el intento. Pero todas comparten la certeza de que tiene que existir un vínculo personal que nos hace experimentar emociones muy semejantes. Algo que sucede cuando nos convertimos en el vehículo para que las historias de la Tierra Media y las otras obras de Tolkien fluyan alimentadas por nuestras propias aportaciones. La invitación abierta de Tolkien a profundizar en un mundo vivo y subcrear junto con él nos convierte en unas personas privilegiadas que, conscientes de ello, no podemos ya dejar de contribuir con lo que sabemos pero también con lo que anhelamos.

La Mereth Aderthad no es lo que parece; un lugar concreto o un momento en el año, es la ilusión de sabernos juntos en una aventura de la que cada cual saldrá transformado a su manera pero murmurando por lo bajo los mismos versos de Bilbo "El Camino sigue y sigue desde la puerta".